Sexo en la bañera: consejos para disfrutarlo

El sexo durante un baño de burbujas, tanto en compañía como en solitario, es una fantasía común. No cabe duda de que el sexo en la bañera puede ser muy erótico, pero en ocasiones puede convertirse en un húmedo y resbaladizo desastre. Te ofrecemos los mejores consejos, así como recomendaciones de juguetes sexuales, para garantizar que tu sensual baño de burbujas sea todo un placer.

En las películas, el sexo en la bañera parece estupendo. Pero en la realidad no siempre cumple las expectativas. Tanto si vives en un apartamento en la ciudad como si tienes una casa en el campo, lo más probable es que en tu bañera apenas quepa una persona adulta. Por tanto, conseguir que dos personas adultas entren en ella puede parecer un pequeño desafío, lo que hace que el sexo en la bañera sea una de las fantasías más difíciles de hacer realidad. Pero te vamos a ayudar. Aquí te explicamos cómo llevarlo a cabo…

Aprovecha toda la bañera

Si estás tratando de darle placer oral a tu pareja, asegúrate de que él o ella se siente en el borde de la bañera con las piernas completamente abiertas mientras tú te arrodillas en el agua. ¡Ah, y no os olvidéis de turnaros!

Las mejores posiciones sexuales en la bañera

Un poco de agua por aquí y por allá… y todo tu baño puede acabar encharcado. Tal vez aún no hayáis encontrado la mejor posición.

Probad la posición de la vaquera al revés. Así, ella podrá tener todo el control mientras él se apoya en la pared de la bañera o está tumbado en el agua caliente. Otra posición apropiada es la flor de loto, que permite al hombre sentarse con las piernas cruzadas mientras ella se pone cómoda en su regazo.

Vigilad el nivel del agua

Es cierto, no suena muy romántico, pero si el nivel del agua en tu bañera sube demasiado mientras estáis en plena acción, tu baño se podría inundar rápidamente. Mantened el nivel del agua bajo.

Anticonceptivos para el sexo en la bañera

Desafortunadamente, los condones no ofrecen una protección adecuada para el sexo en la bañera. El agua puede entrar fácilmente en el preservativo y éste podría salirse. Además, los aceites y las sales de baño pueden dañar el látex y hacer que el material se vuelva poroso. Por tanto, es necesario tomar medidas de precaución especiales durante el sexo en la bañera. La espiral y la píldora son alternativas anticonceptivas seguras.

Consejo: el sexo en la ducha es un poco menos problemático si queréis usar un condón, siempre y cuando no utilicéis jabón. Al estar de pie, él tiene una mejor visión del condón e incluso puede sujetarlo al tallo del pene.

Usad lubricantes

Un dato curioso: en realidad, tener sexo en el agua no humedece tu vagina. Todo lo contrario: el agua arrastra el lubricante vaginal natural. Por lo tanto, el área puede sentirse seca rápidamente, lo que podría resultar incómodo durante el sexo. Prueba un lubricante con base de agua para evitar una experiencia desagradable.

Usad juguetes para animar vuestros juegos

¿Tienes ganas de unos momentos de cosquilleo extra? Tanto en solitario como en pareja, ¿por qué no probar un pequeño ayudante 100 % resistente al agua la próxima vez que tomes un baño de burbujas? Aquí te presentamos los mejores juguetes sexuales para un romance húmedo:

Womanizer PREMIUM

Diseño elegante, 12 niveles de intensidad y un autopiloto para volverte loca: Premium proporciona placer a tu clítoris con la innovadora tecnología Pleasure Air.

We-Vibe Sync

We-Vibe Sync

Excitaos mutuamente con el Sync, que estimula simultáneamente el clítoris y el punto G de ella. Pero eso no es todo: al mismo tiempo, el pene también se estimula.

We-Vibe Ditto

El plug anal vibrador We-Vibe Ditto proporciona placer y momentos de diversión, en pareja o en solitario.

Recomendamos

Show more

Evaluación
¿Te gustó este puesto?0
Deje su calificación

Autor

Frieda trabajó como periodista autónoma durante 10 años y solía escribir sobre recetas de Semana Santa, iconos de estilo, metabolismo humano y restaurantes Michelin. Resumiendo: sobre todo, excepto sobre sexo. Y tenía una buena razón. Durante todos aquellos años, Frieda siempre había considerado que llevaba una vida sexual típica. El cambio llegó después de una ruptura amorosa, momento en el que decidió dejar la píldora, que llevaba tomando 14 años. Fue entonces, a los 28 años, cuando finalmente descubrió su maravillosa sexualidad y encontró su verdadera, única y hambrienta libido. Desde entonces, no solo practica una nueva sexualidad, sino que también escribe y habla sobre ella. ¡Y hoy se siente más satisfecha que nunca!