Guía de juguetes sexuales: cómo encontrar tu juguete favorito

Guía de juguetes sexuales

Samantha, de Sexo en Nueva York, era una admiradora confesa de los vibradores y otros juguetes sexuales y encarnaba una actitud casi pionera cuando se trataba de la masturbación. Su personaje fue posiblemente una señal temprana de un gran cambio cultural hacia la aceptación y la normalización de la masturbación. Y, no obstante, décadas más tarde, muchas mujeres todavía no han tenido experiencias con juguetes sexuales. Muchas tienen curiosidad, por supuesto, y les gustaría probarlos. Pero el mundo de los juguetes sexuales y los vibradores es increíblemente diverso y colorido, y puede ser difícil saber siquiera por dónde comenzar. Esta es la razón por la que hemos elaborado esta guía de juguetes sexuales para ayudarte. Hemos simplificado la competición para que solo encuentres los juguetes que necesitas conocer. Sigue leyendo para descubrir qué juguete sexual es el más adecuado para ti.

Consolador: para las más avanzadas

Las palabras «vibrador» y «consolador» suelen ir juntas en una misma frase, pero hay una diferencia crucial entre estos dos juguetes sexuales. Aunque ambos se parecen al órgano genital masculino, solo uno se mueve por sí solo. Y sí, lo has adivinado: no es el consolador. En otras palabras: los consoladores requieren más trabajo por parte de quien los usa que un vibrador, pero al mismo tiempo también permiten un mayor control. Si es la primera vez que usas un consolador, te recomendamos que utilices también un lubricante para poder introducirlo con mayor facilidad y sin dolor. Actualmente, los consoladores están disponibles en una amplia variedad de materiales, desde silicona y vidrio hasta acero inoxidable, y cada uno tiene sus propias características especiales. No obstante, ten en cuenta que si ya tienes problemas para lograr un orgasmo vaginal, es posible que el consolador no sea el juguete más adecuado para ti. Es un juguete para las masturbadoras más avanzadas.

Vibradores: el clásico

Los vibradores son el juguete sexual clásico. Tienen una forma fálica convencional y a menudo incluyen una serie de ajustes y programas de vibración. Cuanto mayor es su precio, menos ruido hacen y más estimulación proporcionan. Pero no asumas que, solo porque vibran por sí solos, no tendrás que hacer nada. Al igual que los consoladores, los vibradores también requieren algo de trabajo por parte de quien los usa para lograr los mejores resultados.

Estimulador de clítoris: un orgasmo garantizado

No es ningún secreto que la mayoría de las mujeres alcanzan el clímax principalmente gracias a la estimulación del clítoris. De hecho, muchos estudios lo han confirmado. Para aquellas que están empezando, los estimuladores de clítoris suelen ser preferibles, ya que permiten lograr un orgasmo estupendo en menos tiempo. De nuevo, la calidad es clave. Los productos Womanizer incorporan la revolucionaria tecnología Pleasure Air™, que sitúa el clítoris en el centro del placer femenino. Tanto Classic como Premium o Starlet: el Womanizer envuelve completamente el clítoris y lo succiona y masajea suavemente mediante delicadas vibraciones de aire. Además, los niveles de intensidad están perfectamente equilibrados.

Womanizer STARLET

Womanizer STARLET Para principiantes, el pequeño estimulador de clítoris «Starlet» puede ser especialmente adecuado. Es fácil de manejar y los cuatro niveles de intensidad son más que suficientes para que incluso las más novatas alcancen un orgasmo increíble.

Womanizer PREMIUM

Es posible que a las usuarias más avanzadas les encante el «Premium»: tiene más de 12 ajustes de intensidad e incluye un piloto automático. Además, en cuanto se selecciona la función de piloto automático, los ajustes de estimulación e intensidad se seleccionan de forma aleatoria.

Womanizer DUO

Womanizer DUO Finalmente, si prefieres una estimulación tanto clitoriana como vaginal, DUO es la elección perfecta. Está diseñado para masajear simultáneamente el clítoris y para que el vibrador alcance más fácilmente el punto G.

Recomendamos

Show more

Evaluación
¿Te gustó este puesto?0
Deje su calificación

Autor

Frieda trabajó como periodista autónoma durante 10 años y solía escribir sobre recetas de Semana Santa, iconos de estilo, metabolismo humano y restaurantes Michelin. Resumiendo: sobre todo, excepto sobre sexo. Y tenía una buena razón. Durante todos aquellos años, Frieda siempre había considerado que llevaba una vida sexual típica. El cambio llegó después de una ruptura amorosa, momento en el que decidió dejar la píldora, que llevaba tomando 14 años. Fue entonces, a los 28 años, cuando finalmente descubrió su maravillosa sexualidad y encontró su verdadera, única y hambrienta libido. Desde entonces, no solo practica una nueva sexualidad, sino que también escribe y habla sobre ella. ¡Y hoy se siente más satisfecha que nunca!