Sexo anal sin dolor: ¡oh, sí! Tenemos cinco consejos

El sexo anal puede ser maravilloso, pero también puede causar miedo. De hecho, las personas que todavía no lo han practicado suelen mostrar preocupación por los dolores que pueden sufrir al tener sexo anal por primera vez. Pero el sexo anal sin dolor es posible… con nuestros cinco consejos.

¿El sexo anal es un tema tabú? Tal vez. No obstante, hay estudios recientes que indican que, al menos en Estados Unidos, una de cada tres mujeres ha sido estimulada analmente con un pene o con un consolador. A su vez, otras investigaciones muestran que cada vez más hombres, independientemente de su orientación sexual, disfrutan del sexo anal. El problema es que muchas personas practican sexo anal sin preparación, por lo que no es raro escuchar que la penetración anal provoca dolor. Pero esto no tiene que ser así. Si te preparas correctamente con nuestros cinco consejos, disfrutarás del sexo anal sin dolor, te divertirás y tal vez incluso alcanzarás tremendos orgasmos anales .

1: Crea confianza con tu pareja

Tal vez hayas oído historias de amigos y amigas que disfrutaron de sexo anal maravilloso durante un lío de una noche. ¡No dejes que eso te confunda! La mayoría de las personas tienen sexo anal con su pareja o con alguien en quien confían. Al fin y al cabo, la confianza es el requisito previo más importante para un sexo anal sin dolor y placentero.

Lo ideal es que habléis con anterioridad de vuestras expectativas; por ejemplo, cuando estéis abrazados en la cama. Contaos vuestros deseos, necesidades y miedos y planead cómo debe desarrollarse el sexo anal. Antes de empezar, daos una ducha en compañía para garantizar una mayor higiene. Además, bajo la ducha o en la bañera también podéis empezar a poneros a tono.

Si no sabes cómo empezar a hablar sobre este tema con tu pareja, te hemos preparado una pequeña guía.

2: Ten el equipamiento a mano

Debes tener en cuenta que el ano es extremadamente flexible (por lo que no debes preocuparte de que se desgaste después del sexo anal). No obstante, a diferencia de la vagina, que se humedece de forma natural en un estado de excitación, el ano no produce ningún fluido corporal. Esto significa que tenéis que ayudarlo. Lo más recomendable es el lubricante a base de agua, y en abundancia. Es fundamental para un buen sexo anal sin dolor, por lo que deberéis tenerlo a mano. Lo mismo ocurre con los condones, especialmente si vuestra relación es relativamente reciente. Los condones os protegen de enfermedades de transmisión sexual que también pueden transmitirse durante el sexo anal. Al mismo tiempo, con ellos el sexo será más higiénico. Algo importante: si tenéis sexo anal y después continuáis con la penetración vaginal, debéis cambiar el preservativo. De lo contrario, las bacterias intestinales podrían llegar a la vagina y dañar su delicada flora.

3: Relajación

No os lancéis de inmediato. Tomaos vuestro tiempo, especialmente si es la primera vez que practicáis sexo anal. Acaricia a tu pareja y asegúrate de que se sienta totalmente cómoda. Unas velas o un pequeño masaje también pueden ayudar. ¿Tal vez incluso un masaje tántrico? Si quieres, también puedes beber una copa de vino antes de empezar, ya que el alcohol ayuda a relajarse antes del sexo anal. Pero ten cuidado: en ningún caso debes descontrolarte con el alcohol, ya que disminuye la sensibilidad al dolor. Y, a su vez, el dolor es una señal necesaria de que algo no va bien. Esto significa que en ningún caso deberíais llegar a un estado de sedación.

4: Estiramientos previos

El esfínter es un músculo especialmente fuerte que necesita algo de tiempo para relajarse. Para poder disfrutar del sexo anal sin dolor, es útil acariciar el ano con la lengua o estirarlo un poco y masajearlo con los dedos.

También podéis usar juguetes sexuales. Por ejemplo, el Ditto de We-Vibe, un plug anal pequeño y flexible que se adapta perfectamente a las formas individuales del cuerpo. Si os gusta, podéis disfrutar de los diez modos de vibración adicionales de Ditto, que os harán experimentar nuevos placeres una y otra vez. Simplemente observad qué os gusta.

5: Respiración

¡Sí! Lo has oído bien. Si aguantas durante un tiempo la respiración durante el sexo, todo tu cuerpo se tensará, también la región alrededor del ano. Esta tensión corporal está directamente relacionada con el estrés y también puede bloquear tu mente. En el peor de los casos, ya no podréis seguir adelante. Respirar de forma consciente es increíblemente útil, ya que proporciona una relajación mental y física que facilita la penetración del ano.

Show more

Evaluación
¿Te gustó este puesto?0
Deje su calificación